Asociadas o socias, dudas de nuestras seguidoras. - Zapatelas
2917
post-template-default,single,single-post,postid-2917,single-format-standard,cookies-not-set,ajax_fade,page_not_loaded,,transparent_content,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-13.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive

Asociadas o socias, dudas de nuestras seguidoras.

Asociadas o socias, dudas de nuestras seguidoras.

 

Hace unos días, una de nuestras seguidoras nos planteaba a través de Facebook una cuestión en relación al hecho de que un asociado, Paco, que hace las cunas de madera, esté jubilado y, sin embargo, realice este trabajo para Zapatelas.

Ella decía lo siguiente:

“Yo tengo una duda con eso: si es socio de la empresa y además está jubilado ¿cobra jubilación y es empresario al mismo tiempo?”

 

Como ya sabéis quienes nos conocéis, Zapatelas es un proyecto social con un único y claro objetivo: apoyar la reinserción de reclus@s y personas de otros grupos en riesgo de exclusión. Trabajamos en varias cárceles y también con distintos colectivos con especiales carencias económicas y vitales. Tanto en un caso como en el otro producimos artículos de confección, originales y preciosos: vestidos, pantalones, ranitas y zapatitos de tela para los más pequeños; también hacemos muñecas, juguetes y algún mueble, como nuestras exclusivas y prácticas cunas para bebés.

Somos una entidad sin ánimo de lucro y nuestro funcionamiento es igual al de cualquier otra ONG. Tal como establece la legislación española contamos con un grupo de asociados que generosamente pagan sus cuotas para sufragar los gastos que genera una estructura como la nuestra.  Además, complementamos nuestros ingresos con la venta de los artículos que se producen en las cárceles y en los talleres de inserción y por los que pagamos a las personas que los realizan una cantidad por artículo. Esto es así porque consideramos que estas personas, además del hecho de sentirse útiles y aprender algo que posteriormente les va a ser beneficioso para su reinserción, deben obtener una compensación por su esfuerzo por aprender y el interés de buscar nuevas y diferentes alternativas en su vida.

Pero también, independientemente de cualquier otra consideración, hay gastos que inevitablemente tenemos que atender: alquiler del local, electricidad, teléfono, compra de materiales de confección, etc.  Además, una ONG siempre tiene algunas personas contratadas que son imprescindibles para realizar determinadas tareas como puede ser, en nuestro caso, dirigir la tienda, diseñar, patronar, cortar, confeccionar los prototipos, atender a los clientes…. Y estas son tareas imprescindibles para alcanzar nuestros objetivos tanto en la recaudación de fondos para sufragar los gastos fijos y la adquisición de materiales, como para enseñar a nuestros beneficiarios las diferentes técnicas y habilidades que les permitan aprender y abrirse al mundo de la confección.

Volviendo a la duda de nuestra interlocutora, la condición de asociado, por supuesto, no tiene carácter remunerado de ningún tipo, al contrario, ellos pagan para que el proyecto sea sostenible. Pero, además de sus aportaciones económicas, algunos, que estando ya jubilados disponen de tiempo, energía y gran entusiasmo nos regalan algo muy importante, su tiempo, sus conocimientos, sus habilidades… y esto sin recibir a cambio ninguna retribución material, solo la satisfacción de ayudar a otras personas que no han tenido tanta suerte en la vida y que necesitan una mano amiga que les ayude a integrarse y vivir con respeto por sí mismos y mantener a su familia con dignidad.

Es por ejemplo el caso de Paco, nuestro asociado ebanista. De sus manos, casi mágicas, salen nuestras cunas de diseño exclusivo, creadas por Manuela Carmena.  Paco, también nos ha fabricado unos muebles polivalentes que se transforman, cuando las necesidades lo demandan, de mesa de trabajo para nuestro taller-tienda de la calle Manuela Malasaña, a estantería vertical donde se almacenan las máquinas de coser y también se expone la ropita a la venta.

Algo muy importante es no confundir la palabra asociado a una ONG como Zapatelas-Cosiendo el Paro con la palabra socio de una empresa con ánimo de lucro. En nuestra rica lengua española, hay términos que, siendo similares, definen cosas totalmente diferentes. Y, precisamente en este caso, la diferencia estriba en que nuestros asociados reciben, a cambio de su esfuerzo y trabajo, la compensación inmaterial de una gran satisfacción personal ayudando a quienes lo necesitan. Mientras que el socio de una empresa tiene un claro objetivo económico y financiero. Como se ve esto es algo diametralmente opuesto a la vinculación que tienen nuestros asociados con Zapatelas-Cosiendo el Paro.